Plantà

Un dicho valenciano nos recuerda la complejidad de los monumentos falleros: las Fallas del año siguiente comienzan el día 20. Y es que aunque la falla sea una pieza de arte efímero, su concepción conlleva una gran dificultad tanto por sus grandes dimensiones como por su peso cultural y su creación abarca desde la idea hasta la planificación y la construcción, lo que conlleva meses de preparación.

Así que aunque el día de La Plantà los falleros ya llevan muchas semanas de celebración y trabajo, este acto da el pistoletazo de salida a la celebración de Las Fallas y es el momento en el que cada Falla muestra su trabajo al resto de valencianos y visitantes.



Mostrar filtros
Filtrar resultados:

Ordenar por:

  • Precio <
  • Precio >

Ver todos

Durante La Plantà se levantan todos y cada uno de los monumentos en las calles y se exhiben para el orgullo de un pueblo.

Los monumentos están acabados y a punto el 15 de marzo, día de la Plantà oficial. Por ello, la noche del 15 de marzo al 16 es una noche de duro trabajo para los falleros y para los artistas falleros, ya que es la puesta a punto y el remate final de los monumentos por los que se ha trabajado todo un año. 

Así pues, el día 15 de marzo es el día de la Plantà oficial, y las ciudades valencianas que celebran las fallas ven sus calles inundadas de arte: comienzan las Fallas y, con ellas, 4 días de intensa fiesta y el sentimiento de toda una comunidad.

Los falleros ayudan a los artistas, ponen el césped para decorar al monumento, disponen las vallas que lo cercan para que los espectadores no puedan acceder a tocarlos, y ponen todo el montaje de focos para que este bien iluminado. Los artistas falleros ultiman los detalles estos últimos días, y retocan con gran arte las juntas de los muñecos, rematan algunos golpes que han podido recibir y dejan los monumentos totalmente perfectos.

Es una noche en la que se duerme muy poco pero que está llena de ilusiones. No todo el mundo puede vivirla en primera persona y tú con Komboi tienes la oportunidad de hacerlo.

Disponen las vallas que lo cercan para que los espectadores no puedan acceder a tocarlos, y ponen todo el montaje de focos para que este bien iluminado. Los artistas falleros ultiman los detalles estos últimos días, y retocan con gran arte las juntas de los muñecos, rematan algunos golpes que han podido recibir y dejan los monumentos totalmente perfectos.

Es una noche en la que se duerme muy poco pero que está llena de ilusiones.

Suscríbete a nuestra lista de correo y mantente al día de nuestras acciones.

mail